Los ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos son masas de tejido especializado que se sitúan a lo largo de los canales del sistema linfático y se encargan de filtrar el líquido linfático antes de devolverlo a la sangre. Los ganglios, vasos y otros órganos linfáticos ayudan a prevenir la acumulación de líquido en los tejidos, combatir las infecciones y mantener el volumen sanguíneo y presión normales en el cuerpo. Exceptuando al sistema nervioso central, los ganglios linfáticos se pueden encontrar en cualquier área del cuerpo.  

transparent-lymphatic-system-man-26202845Los ganglios linfáticos tienen dos funciones importantes en el cuerpo, filtrar la linfa y ayudar al sistema inmune en la construcción de una respuesta inmune. La linfa o líquido linfático, es un fluido claro que proviene del plasma de la sangre presente en vasos sanguíneos de los lechos capilares. Este líquido se convierte en el fluido intersticial que rodea las células, los vasos linfáticos lo recogen y lo dirigen hacia los ganglios linfáticos para que sea filtrado, evitando la presencia de gérmenes nocivos como bacterias, virus, toxinas, células cancerígenas y células muertas. La linfa filtrada de todas las áreas del cuerpo finalmente se devuelve a la sangre a través de un vaso sanguíneo cercano al corazón.

Estructura de los ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos son estructuras diminutas, rodeadas de tejido conectivo, con forma de frijol y se encuentran a lo largo de los vasos linfáticos, ya sea profundamente dentro de los tejidos o en grupos superficiales que drenan áreas específicas del cuerpo.

El exterior de los ganglios o nodos está formado por un tejido grueso en forma de cápsula. Internamente, el ganglio se divide en compartimentos llamados nódulos, donde se almacenan los linfocitos de células B y células T.

Cuando los ganglios linfáticos aumentan de tamaño es un signo de infección, ya que probablemente los linfocitos de células B y células T se han multiplicado para protegerse de los agentes infecciosos.

A medida que la linfa entra en el ganglio, unos espacios o canales llamados sinus la recogen y transportan hacia una zona cóncava llamada el hilio, que conduce a un vaso linfático eferente. Los vasos linfáticos eferentes se encargan de llevar la linfa hacia afuera de los ganglios. Finalmente, el líquido filtrado se devuelve a la circulación de la sangre a través del sistema cardiovascular.

Los linfocitos

Los ganglios linfáticos poseen linfocitos, un tipo de glóbulo blanco que ayuda a controlar la respuesta inmune del organismo y que se origina a partir de células madre en la médula ósea. Estos actúan como defensores contra la invasión de bacterias, virus, células cancerígenas o toxinas.

Tipos de linfocitos

Existen dos clases principales de linfocitos, las células B y las células T.

Las células B se desarrollan plenamente en la médula ósea, mientras que las células T se separan de la médula ósea en un estado inmaduro, completando su total desarrollo para combatir las infecciones y los antígenos al llegar a otros órganos.

Cuando los linfocitos de células B se activan debido a la presencia de un antígeno particular, se crean anticuerpos que son específicos para ese antígeno. Este es marcado como un intruso y etiquetado para su destrucción por otras células inmunes. Los linfocitos de células T son responsables de la inmunidad mediada por células y participan en la destrucción de los agentes patógenos.

En los casos de infección, los ganglios linfáticos liberan a los linfocitos en el torrente sanguíneo para ayudar en la identificación y la destrucción de los agentes patógenos.

¿Qué es la linfa?

La linfa es un líquido claro o blanquecino que fluye a través de los canales linfáticos. Al igual que la sangre limpia que fluye por las arterias del corazón, la linfa también transporta oxígeno y otros nutrientes en el organismo, así como el dióxido de carbono y otras toxinas una vez que retorna de los tejidos. Si la linfa no se drena adecuadamente, puede conducir a la hinchazón.

¿Qué contienen los ganglios linfáticos?

Los ganglios linfáticos contienen células inmunes que pueden atacar y destruir los gérmenes que han sido reunidos por los vasos linfáticos.

¿Dónde se encuentran los ganglios linfáticos?

Los ganglios linfáticos están localizados en sitios específicos, formando grupos. Por ejemplo, todos los canales linfáticos de los dedos, la palma y ​​la mano son filtrados a través de los ganglios linfáticos del codo o de las axilas. Los canales linfáticos de los dedos de los pies, los pies y las piernas, son drenados en los ganglios detrás de las rodillas o la ingle, mientras que los canales de la cara, la cabeza y el cuero cabelludo son filtrados en los ganglios linfáticos del cuello.

Existen ganglios linfáticos más profundos, situados entre los pulmones, alrededor de los intestinos, entre otros.

¿Qué órganos forman parte del sistema linfático?

Los principales órganos que forman parte del sistema linfático son el bazo, el timo, las amígdalas y adenoides.

De éstos, el bazo se encuentra dentro del abdomen, en el lado izquierdo debajo de las costillas, el timo en el pecho, y las amígdalas y adenoides se encuentran en la parte posterior de la boca.

El cáncer y el sistema linfático

El linfoma es el término utilizado para el tipo de cáncer que se origina en el sistema linfático. Este cáncer se origina en los linfocitos situados en los ganglios y los tejidos linfáticos.

Los linfomas se dividen en dos grupos principales, el linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin. El linfoma de Hodgkin se puede desarrollar en el tejido linfático de casi todo el cuerpo, una vez que los linfocitos de células B anormales se vuelvan cancerosos. Lo más común es que el linfoma de Hodgkin comience en los ganglios linfáticos de las regiones superiores del cuerpo y se extienda hacia los ganglios de otras áreas. Estas células cancerosas pueden llegar a contaminar la sangre y extenderse a órganos como los pulmones y el hígado. Existen varios subtipos de linfoma de Hodgkin y todos ellos son malignos. El linfoma no Hodgkin es más común que el linfoma de Hodgkin. Este puede desarrollarse a partir de linfocitos cancerosos de células B o células T.

Si bien las causas del linfoma no se conocen completamente, hay algunos factores de riesgo para el posible desarrollo de la enfermedad. Algunos de estos factores incluyen la edad avanzada, ciertas infecciones virales, las condiciones o enfermedades que comprometen el sistema inmune, la exposición a productos químicos tóxicos y la historia familiar.