Ganglios linfáticos inflamados

Los ganglios linfáticos inflamados generalmente se producen como resultado de la exposición a una bacteria o virus, esto se asocia con menor frecuencia a la presencia del cáncer. Las áreas donde comúnmente se pueden notar los ganglios abarcan el cuello, debajo de la barbilla, en las axilas y en la ingle.


La inflamación de estos nodos se conoce como linfadenitis y su tratamiento depende de la causa. En algunos casos, dar tiempo, tomar medicamentos para el dolor y utilizar compresas calientes puede ser todo lo que se necesite para tratar la enfermedad. En casos más complicados, el tratamiento de la inflamación implica el tratamiento de alguna causa subyacente.

Síntomas. El sistema linfático comprende una red de órganos, vasos, y numerosos nodos linfáticos situados por todo el cuerpo. Los ganglios linfáticos que se hinchan con frecuencia se encuentran en la zona de las axilas, la ingle, la región de cabeza y el cuello.

Dicha inflamación es un signo de que algo anda mal en alguna parte del cuerpo. Los primeros síntomas que generalmente se pueden notar son:

  • Ganglios linfáticos adoloridos
  • Aumento de tamaño

melanoma_metastasisDependiendo de la causa que provoque la condición, existen otros signos asociados, tales como:

  • Secreción nasal, dolor de garganta, fiebre y otros indicios de una infección respiratoria superior
  • Hinchazón general de los ganglios linfáticos en todo el cuerpo (puede indicar una infección como el VIH o mononucleosis, o un trastorno inmunitario como el lupus o la artritis reumatoide)
  • Miembro hinchado, posiblemente indicando una obstrucción del sistema linfático, debido a la inflamación de un ganglio linfático demasiado alejado de la piel como para sentirlo
  • Ganglios endurecidos y de crecimiento rápido, lo que indica un posible tumor
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos

Causas. La causa más común para la inflamación de los ganglios linfáticos es una infección, particularmente una infección viral, como el resfriado común. Sin embargo, existen otros tipos de infección, incluyendo las parasitarias y bacterianas, así como otras posibles causas para esta condición. Ellas incluyen:

Infecciones comunes

  • Faringitis estreptocócica
  • Sarampión
  • Infecciones de oído
  • Absceso
  • Mononucleosis
  • Infecciones o heridas en la piel
  • El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)

Infecciones poco frecuentes

  • Tuberculosis
  • Ciertas enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis
  • Toxoplasmosis, una infección parasitaria que resulta del contacto con las heces de un gato infectado o comer carne poco cocida
  • Fiebre asociada a un arañazo de gato infectado

Trastornos del sistema inmunológico

  • Lupus
  • Artritis reumatoide, una enfermedad inflamatoria crónica que ataca el tejido que recubre las articulaciones

Cánceres

  • Linfoma, el cáncer que se origina en el sistema linfático
  • Leucemia, el cáncer de los tejidos que forman la sangre del cuerpo, incluyendo el sistema linfático y la médula ósea
  • Otros tipos de cáncer que se hayan diseminado a los ganglios linfáticos (metástasis)

Cuándo debo consultar a un médico. En algunos casos los ganglios linfáticos inflamados vuelven a la normalidad cuando la condición subyacente, como una infección leve, ha sido resuelta. Sin embargo, es importante consultar a su médico si está preocupado o si los ganglios linfáticos inflamados:

  • Han aparecido sin ninguna razón aparente
  • Continúan inflamándose o han estado así por más de dos semanas
  • Se sienten duros o no se mueven cuando se pulsa sobre ellos
  • Se acompañan de fiebre persistente, sudores nocturnos, dolor de garganta, dificultad para tragar, respirar o pérdida de peso inexplicable

Complicaciones. Si la infección es la causa de los ganglios linfáticos y no se trata, se pueden producir los siguientes problemas:

  • Formación de un absceso. Un absceso es una acumulación localizada de pus causada por una infección. Pus contiene células blancas de la sangre, líquido de tejidos, muerta y las bacterias u otros invasores. Un absceso puede requerir drenaje y tratamiento antibiótico. Un absceso puede causar daños importantes si se trata de un órgano vital.
  • La infección del torrente sanguíneo (bacteriemia). Una infección bacteriana cualquier parte del cuerpo puede progresar a sepsis, causada por una infección generalizada de la sangre. La sepsis puede resultar en insuficiencia orgánica y muerte. El tratamiento consiste en la hospitalización y antibióticos por vía intravenosa.

Prepararse para una cita médica.  Seguir al pie de la letra las siguientes sugerencias puede ayudarte a estar más preparado y sacar el máximo provecho de una consulta médica, en caso de que presentar inflamación en los ganglios linfáticos.

Lo que puedes hacer

  • Estar al tanto de cualquier restricción previa cita. En el momento de concertar la cita, asegúrese de preguntar si hay algo que deba hacer por adelantado.
  • Anotar los síntomas que ha estado experimentando y por cuánto tiempo. Entre otros síntomas, su médico querrá saber si ha tenido síntomas similares a la gripe, como fiebre o dolor de garganta, y si ha notado cambios en su peso. Incluya en su lista todos los síntomas, desde leves hasta graves, a partir de que los ganglios linfáticos comenzaron a hincharse.
  • Hacer una lista de todas las exposiciones recientes a posibles fuentes de infección. Esto puede incluir los viajes al extranjero, senderismo en áreas conocidas por tener garrapatas, comer carne mal cocida, arañazos de un gato, o conductas sexuales de alto riesgo.
  • Hacer una lista de su información médica clave, incluyendo otras condiciones por las cuales está recibiendo tratamiento, así como los nombres de los medicamentos que esté tomando.

Anotar las posibles preguntas que desee hacerle a su médico. Por ejemplo:

  • ¿Cuál cree que es la causa subyacente de los síntomas?
  • ¿Hay otras posibles causas para mis síntomas?
  • ¿Qué tipos de pruebas necesito?
  • ¿Qué método de tratamiento me recomienda?
  • ¿Cuánto tiempo después de comenzar el tratamiento puedo ver una mejoría?
  • Si el primer tratamiento no funciona, ¿qué se puede hacer a continuación?
  • ¿Esta condición es contagiosa? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de pasar mi enfermedad a otras personas?
  • Si mis síntomas son causados ​​por una infección, ¿qué cambios puedo hacer en mi estilo de vida o hábitos diarios para reducir el riesgo de infección en el futuro?
  • Tengo estas otras condiciones de salud. ¿Es necesario cambiar los tratamientos que he estado usando?
  • ¿Tengo que ver a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica de la medicina que me está recetando?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevar conmigo? ¿Qué sitios online me recomienda para obtener más información?

Su médico probablemente le hará una serie de preguntas, incluyendo:

  • ¿Cuáles son sus síntomas?
  • ¿Cuándo comenzó a experimentarlos?
  • ¿Ha experimentado fiebre o sudores nocturnos?
  • ¿Ha perdido peso sin intentarlo?
  • ¿Tiene dolor de garganta o dificultad para tragar?
  • ¿Ha tenido alguna dificultad para respirar?
  • ¿Han cambiado sus hábitos de evacuación?
  • ¿Qué medicamentos está tomando actualmente?
  • ¿Ha viajado recientemente a otro país o a zonas habitadas por garrapatas? ¿Alguien que viajó con usted se ha enfermado?
  • ¿Ha estado expuesto recientemente a nuevos animales? ¿Ha sido mordido o arañado?
  • ¿Ha tenido relaciones sexuales con una nueva pareja recientemente?
  • ¿Practica el sexo seguro?
  • ¿Fuma? ¿Por cuánto tiempo lo ha estado haciendo?

Lo que puede hacer mientras tanto. Mientras espera su cita con el médico, utilice compresas calientes y calmantes para el dolor, como el ibuprofeno (Advil, Motrin, otros) y el acetaminofeno (Tylenol, otros), puede que se sienta más cómodo.

Pruebas y diagnósticos. Para diagnosticar la posible causa de los ganglios linfáticos inflamados el médico puede necesitar:

  • El historial médico. Además, el médico querrá saber cuándo y cómo comenzó a desarrollarse la inflamación de sus ganglios linfáticos y si usted tiene cualquier otro signo o síntoma.
  • Un examen físico. También querrá comprobar los ganglios linfáticos cercanos a la superficie de la piel para notar el tamaño, la calidez y textura. El sitio donde se encuentren los ganglios linfáticos afectados  y otros posibles síntomas ofrecerán pistas sobre la causa subyacente.
  • Análisis de sangre. Dependiendo de lo que su médico sospeche acerca de lo que provoca su inflamación, se pueden hacer ciertos análisis de sangre para confirmar o descartar la sospecha de una enfermedad subyacente. Los exámenes específicos dependerán de la presunta causa, pero probablemente incluirán un conteo sanguíneo completo, que ayuda a evaluar el estado general de salud y detectar una amplia gama de trastornos, incluyendo infecciones como la mononucleosis y la leucemia.
  • Los estudios de imagen. Una radiografía o una tomografía computarizada de la zona afectada del tórax pueden ayudar a determinar las posibles fuentes de infección o encontrar tumores.
  • Biopsia de los ganglios linfáticos. Si su médico no puede precisar el diagnóstico, puede ser útil tomar una muestra de un ganglio linfático o incluso un ganglio linfático entero para el examen microscópico. El método de biopsia puede realizarse durante una visita al consultorio, o el paciente puede ser referido a un cirujano o radiólogo para este procedimiento.

Tratamientos y drogas. Cuando la inflamación de los ganglios linfáticos se debe a la presencia de un virus, todo vuelve a estar bajo control cuando la infección viral ha desaparecido, pero no siempre esta condición se asocia con una misma causa y por tanto, no se puede curar de la misma manera.

  • Infección. El tratamiento más común para la inflamación de los ganglios linfáticos causada por una infección bacteriana son los antibióticos.
  • El trastorno inmunológico. Si los ganglios linfáticos inflamados son el resultado de condiciones tales como el lupus o la artritis reumatoide, el tratamiento está dirigido a curar este tipo de causa subyacente.
  • Cáncer. En estos casos se necesita un tratamiento para el cáncer. Dependiendo del tipo de cáncer, el tratamiento puede implicar cirugía, radiación o quimioterapia.

Estilos de vida y remedios caseros. Si los ganglios linfáticos inflamados son sensibles o dolorosos, es posible obtener algo de alivio siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Aplicar calor. Aplique una compresa caliente y húmeda en el área afectada, por ejemplo, mojando un paño en agua caliente y escurrirlo.
  • Tomar analgésicos. Los analgésicos de venta sin receta, como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin, otros) y acetaminofeno (Tylenol, otros), pueden ayudar a aliviar el dolor y la fiebre.
  • Descansar lo suficiente. A menudo se necesita descanso para contribuir a la recuperación de la enfermedad subyacente.